Escuela

La construcción de una Cultura de Paz

“La construcción de una Cultura de Paz”

Por costumbre, siempre decimos que todo tiempo pasado fue mejor; sin embargo, quiero escribir algunas ideas que han existido en todas las épocas de la humanidad y que aún en la actualidad seguimos debatiendo y comentando. Me refiero al tema de la paz, cuya definición no es otra cosa que el respeto por uno mismo y por los otros. Sé que muchos no estarán de acuerdo con mi definición, pero si no tenemos la Paz, perdemos respeto y viceversa.

Los valores han ido cambiando, son dinámicos como la cultura y van permeándose de la misma, al igual que los intereses, lo que hace que nos encontremos en una sociedad cada vez menos tolerante y menos respetuosa a las diferencias, es aquí donde se requiere que la familia, la escuela, el trabajo y el ambiente en general, realicen una labor casi titánica en el rescate de estos valores como la tolerancia, el respeto y la empatía, tan importantes en la reconstrucción del tipo de sociedad que queremos heredar a nuestros hijos.

Ante esta realidad, urge un replanteamiento de nuestros valores de convivencia y sobre todo de habilidades para el desarrollo de un mundo de paz y armonía.

El camino a un mundo mejor y una convivencia es la paz; debemos enseñarles a nuestros estudiantes a ver en el conflicto y en el problema una oportunidad para cambiar y mejorar, que puedan desarrollar una escucha activa, el asertividad y sobre todo enseñarles que en el conflicto siempre se debe dar el ganar ganar, que ambas partes deben ceder y entender que para resolver un conflicto no siempre ganarán de igual manera ambas partes.

Nuestros alumnos y alumnas tienen la oportunidad de aprender a resolver de mejor manera sus diferencias y sus problemas, por lo que nosotros como educadores, tenemos el deber de darles esas herramientas, tenemos que darles la oportunidad de vivir en un mundo más tolerante y más comprensivo, en donde aprendan a ver más las cosas que tienen en común que las cosas que los diferencian y los separan.

Este es el reto que hoy tenemos en nuestras aulas, educar para una cultura de paz, educar para eliminar toda clase de violencia y discriminación, educar para la comprensión y sobre todo para la atención y el respeto por la diversidad en todas sus formas.

Debemos seguir profundizando estos temas con el único objetivo de construir un mundo mejor, donde el respeto y la paz sean sinónimos. No es buscar una uniformidad de ideas, porque la cultura de paz propicia la inclusión armónica de las diferencias, las cuales son deseables. Empecemos por cada uno de nosotros y aspiremos a desencadenar ese efecto mariposa que nos lleve a una verdadera cultura de paz.

MSc. César Leandro Marín

Filósofo, Psicopedagogo, Educador y Tutor Virtual

Coodinador CGS Department

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *